Skip to main content

Turismo cultural, la clave para el desarrollo

GUATEMALA TIENE EL ENTORNO DE OPORTUNIDAD PERFECTO PARA CONSTRUIR DESARROLLO DESDE UNA PROPUESTA DE TURISMO CULTURAL

Aunque suene contradictorio, la amplia diversidad cultural de nuestro país, debe ser el punto de partida para la construcción de nuestra identidad nacional. No porque podamos construir una historia común desde las diferencias, si no porque un propósito amplio de nación se hace más robusto cuando agregamos distintas visiones, orígenes y metas. Los guatemaltecos debemos entendernos como el resultado del país que queremos construir y no del que hemos tenido hasta el momento. Nuestro pasado no es nuestro futuro, y simplemente, debemos reconocerlo y exaltarlo como la base sobre la cual apalancamos el camino que aún nos queda por recorrer.

En medio de este proceso, nuestras diferencias como sociedad constituyen un enorme entorno de oportunidad en la industria del turismo sostenible. Además del atractivo que nuestro país ofrece desde el punto de vista de la biodiversidad y la herencia maya (de la que todos debemos sentirnos orgullosos), la diversidad cultural se presta para ofrecer a los extranjeros un sin fin de experiencias diferenciales durante su visita a nuestro territorio. Si es una experiencia inigualable ver el mundo desde los ojos de un artista, imagínense cómo sería ver un mismo mundo desde los ojos de múltiples artistas y al mismo tiempo. En el proceso de consolidar un país que ofrezca oportunidades y calidad de vida para todos, la promoción del turismo cultural es clave para construir una senda de crecimiento sostenible en el tiempo.

¿Y cómo podemos hacerlo?

 

Para empezar, debemos reconocer que no basta solamente con promover iniciativas de turismo ecológico y/o sostenible individualmente consideradas. También, es necesario que estas se desarrollen en medio de unos mínimos de articulación entre el sector privado ( y por qué no, también el sector público) que permitan encontrar escenarios de complementariedad entre las distintas iniciativas en términos de alcance, localización, naturaleza o propósito. Organizar la oferta turística existente según este tipo de categorías constituye una importante herramienta para identificar puntos de encuentro que permitan  que unas se desarrollen de la mano de otras.

En segundo lugar, debemos promover una estrategia de promoción internacional del país más allá de la noción tradicional del atractivo de la cultura maya, que aunque es importante, se puede complementar en temas como la biodiversidad o la gastronomía para constituir propuestas de valor más interesantes y robustas  para el público extranjero. Estas propuestas deben ser el resultado de una visión compartida sobre el país en el que queremos vivir y que se construye agregando el trabajo e iniciativas de diversos actores de nuestro país en una agenda común de la que cualquier guatemalteco pueda hacer parte. De esta manera, el desarrollo y crecimiento económico asociado a este sector puede maximizar su impacto en nuestra sociedad.

En conclusión, en el proceso de construir juntos el país en el que queremos vivir, el turismo cultural es una herramienta fundamental para promover el desarrollo y crecimiento económico de Guatemala, al mismo tiempo en el que además contribuye, a la consolidación de una identidad nacional de la que todos podamos hacer parte y sobre las que cada ciudadano de nuestro país pueda participar. Y a ustedes, ¿qué otras ideas se les ocurren en este propósito?