Skip to main content

Empoderar a nuestras mujeres para construir el futuro de nuestras niñas

Por octubre 11, 2021Progreso

EMPODERAR A LAS NIÑAS EN GUATEMALA, DESDE LAS HISTORIAS QUE CONSTRUYEN PROGRESO, ES LA CLAVE PARA LA SOCIEDAD QUE QUEREMOS

Desde que somos pequeños, cada uno de nosotros ha tenido uno o varios héroes. Sean familiares, amigos o personas por fuera de nuestro círculo cercano, estos modelos a seguir nos inspiran a confiar en nosotros mismos, a ser mejores cada día y a trazar metas para el futuro. Actitudes y elementos que son fundamentales para desarrollar nuestro proyecto de vida y que contribuyen a que en nuestra edad adulta también sea posible que cada uno de nosotros sea un modelo a seguir para otras personas; generando así, un círculo virtuoso para el progreso de nuestra sociedad. 

Normalmente, elegimos como héroes a las personas con las que nos sentimos identificados y que vemos en posiciones, lugares o roles que nosotros mismos queremos ocupar en el futuro. Por este motivo, es de suma importancia asumir el compromiso de promover que más mujeres ocupen posiciones de liderazgo y reconocimiento al interior de nuestras organizaciones. Logrando así culturas organizacionales más equitativas y ofreciendo a las niñas de nuestro país perfiles destacados con los cuales identificarse y construir su proyecto de vida.

En Progreso, asumimos con responsabilidad el compromiso de exaltar el valor, coraje y energía de las mujeres que hacen parte de nuestra organización y dejan todos los días en alto el nombre de nuestra empresa. Reconociendo el valor que aportan a nuestro propósito trascendente y exaltando con orgullo el que sean un modelo a seguir desde los valores, la ética y la pasión de Progreso. Con la iniciativa Mujeres Progreso, desarrollamos proyectos que contribuyen a reforzar sus capacidades de liderazgo y su bienestar para fortalecer nuestras oportunidades como equipo y compañía. 

Perfiles como el de Milagros Fernández, Nadime Smith o Mónica Pomar son ejemplos extraordinarios de mujeres increíbles que nos inspiran desde su trabajo, liderazgo y capacidades. Sin lugar a dudas, todas ellas tienen lo que se requiere para ser el modelo a seguir para las niñas de nuestro país y el mundo.

Hoy, y en el marco de la celebración del día internacional de la niña, este 11 de octubre, invito a todos mis lectores, a exaltar y reconocer a las mujeres que día tras día son un modelo a seguir para las niñas de nuestro país. Reconociendo el valor que agregan a nuestras organizaciones y nuestras vidas, y promoviendo su liderazgo en el proceso de construcción del país en el que queremos vivir.