Skip to main content

La diversidad como pilar estratégico del progreso

LA DIFERENCIA ES UNA HERRAMIENTA PARA TOMAR MEJORES DECISIONES DE FORMA ESTRATÉGICA

Uno de los factores más importantes a la hora de evaluar la sostenibilidad de una empresa, es su capacidad para ser flexible e innovar en contextos de alta volatilidad, cambio y divergencia. Lo que antes era percibido simplemente como un tema adicional para generar más valor en la estrategia empresarial, ahora se ha convertido en un elemento esencial del liderazgo al interior de las organizaciones. Este cambio de paradigma, que ha sido impulsado por una sociedad cada vez más activista, la materialización acelerada de los efectos del cambio climático y los retos inesperados que se derivan de situaciones como la pandemia de COVID-19; ha llevado a los líderes empresariales a reconocer la importancia de la diversidad como un pilar estratégico del progreso.

¿Por qué es tan importante la diversidad?

Cuando se trata de ser flexibles y propensos a la innovación, nos hemos dado cuenta que lo más valioso al interior de las empresas es impulsar la diversidad como un entorno de oportunidad para consolidar equipos de trabajo con capacidades diversas y aptitudes complementarias. Cimentando así, desde las diferentes perspectivas y experiencias de vida, un entorno de resiliencia en el que las organizaciones tengan las herramientas para reaccionar rápidamente ante los contextos de cambio constante y de retos inesperados. Así como un equipo de fútbol funciona aprovechando las habilidades específicas de cada jugador según su posición en la cancha, reconociendo en la capacidades individuales el apalancamiento para lograr el objetivo de ganar los partidos; en las empresas la diferencia nos permite contrastar ideas, cuestionar las opciones y explorar en tiempo real diversos caminos y futuros para tomar mejores decisiones de forma oportuna.

Este compromiso con el impulso de la diversidad, debe ser adoptado a todos niveles dentro de las empresas y comienza, con valorar en igualdad y meritocracia a todos los colaboradores en función del valor que agregan con su trabajo a resultados operacionales. En este sentido, en Progreso contamos con una política de de inclusión en donde la meritocracia justa es considerada como la base para el desarrollo de la carrera profesional de todos nuestros colaboradores, enfocándonos en que los procesos de selección y promoción interna se desarrollen priorizando la transparencia y la igualdad de oportunidades para todos los interesados. Garantizando que cada uno de nuestros más de tres mil colaboradores sea el mejor para ocupar el cargo en el que se desempeña. También, está política nos ha llevado a obtener importantes resultados en materia de equidad e inclusión de género, impulsando que alrededor del 30% de las mujeres que trabajan en Progreso ocupen cargos de liderazgo y responsabilidad.

En conclusión, para seguir forjando un camino de éxito y progreso, al interior de las organizaciones es fundamental que se promueva e impulse la diversidad como un entorno de oportunidad que permita apalancar la resiliencia como pilar estratégico del crecimiento. Desarrollando un entorno en el que la diferencia y las habilidades complementarias, consolidadas desde la inclusión y la meritocracia, sean herramientas para seguir innovando y creciendo en contextos de cambio y volatilidad. Para que Guatemala pueda seguir mejorando la calidad de vida de todos sus ciudadanos, debe contar con empresas comprometidas con la diversidad.