Skip to main content

Ciudadanía para la paz de Guatemala

LA CIUDADANÍA Y EL VALOR CÍVICO SON PILARES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE PAZ EN GUATEMALA

Como guatemaltecos, todos debemos entender que el país que queremos es el resultado de nuestro compromiso individual por ser ciudadanos a la altura del futuro que esperamos. Aunque muchas veces tendemos a pensar que los problemas de nuestra nación son responsabilidad de las acciones y omisiones de un tercero, cambiar de mentalidad, y comenzar a entender que nuestra realidad es el resultado de nuestras decisiones diarias, es un paso fundamental para fortalecer los resultados de nuestro proceso de consolidación democrática.

Si cada persona promueve valores, actitudes y comportamientos que consoliden un ambiente de aceptación, confianza, solidaridad y respeto, estaremos desarrollando los pilares fundamentales para la existencia de una sociedad capaz de aprovechar las diferencias para generar sentido de pertenencia y cohesión social, en lugar de centrarse en la conflictividad y la violencia. Además, reconocer que en este proceso no somos solo uno, le da valor a la promoción de espacios de capacitación colectiva para contribuir a la formación de personas éticas, solidarias y críticas como acciones claves para la construcción de paz en Guatemala.

En este sentido, desde Progreso, ejecutamos el Programa de Construcción Ciudadana como una herramienta de empoderamiento para organizaciones de la sociedad civil. A través de acciones que promueven el desarrollo de competencias para la transformación de conflictos, el liderazgo y la adquisición de independencia contribuimos a construir comunidades sostenibles, ambientes dignos y alianzas estratégicas para el desarrollo. Esta formación tiene como principios esenciales educar para la vida, en valores, para la participación protagónica, entre otros, y busca ofrecer una vivencia experiencial que conduzca a procesos de reflexión y transformación personal.

Como ciudadano, invitó a todos mis compatriotas a que reflexionen acerca del papel que cada uno juega desde sus acciones y decisiones del día a día, de manera tal que como sociedad seamos cada vez más conscientes de las formas en las que contribuimos a la paz de nuestro país y nos animemos a ser cada catalizadores de los valores y principios que se requieren para construir juntos el país donde queremos vivir.