Skip to main content

Agua potable para la economía circular en Guatemala

Por agosto 30, 2021septiembre 22nd, 2021Progreso

EL ACCESO AL AGUA POTABLE Y SU USO SOSTENIBLE PUEDE APALANCARSE EN SOLUCIONES INNOVADORAS CONSTRUIDAS DE LA MANO DE LAS COMUNIDADES


En nuestro país, según
cifras del PNUD de las Naciones Unidas, el 51% de la población tiene acceso a un sistema de distribución de agua potable y el 45% está conectado a los sistemas de acueducto y saneamiento. Cifras que reflejan los avances de nuestra sociedad en los últimos años, pero que aún implican una importante oportunidad de mejora para construir juntos el país en donde todos queremos vivir. Si queremos seguir avanzando en este camino, todos los guatemaltecos debemos entender que nuestras iniciativas de sostenibilidad deben contribuir a crear las condiciones para que nuestros compatriotas puedan aportar su granito de arena, al mismo tiempo en el que desarrollen herramientas para mejorar su calidad de vida.

Cuando una iniciativa para la promoción de la conciencia ambiental tiene también la capacidad de ofrecer valor agregado para el desarrollo de las comunidades, termina por convertirse en un vehículo muy eficiente para la creación de hábitos sostenibles. En Progreso, creemos que este es el mejor camino para lograr que la mayor cantidad de personas participen activamente en la construcción de Guatemala, por eso hemos incentivado iniciativas como el proyecto AGuatemala. Una acción de nuestro propósito trascendente con la que diseñamos plantas para el tratamiento de aguas residuales que utilizan filtros permeables de concreto y “Vetiver”.

Además de utilizar un componente biológico para la desinfección, estas plantas de tratamiento de agua potable fueron desarrolladas a partir de un diseño modular que permite que sean instaladas en cualquier parte del país. Características que garantizan que esta solución tenga un bajo costo de instalación, monitoreo y evaluación. Al mismo tiempo, y como resultado del proceso de desinfección, se producen lodos y material biológico que puede ser utilizado en aplicaciones agrícolas para fomentar procesos de economía circular en las comunidades beneficiarias. Ayudando a que sean los propios miembros de la comunidad los que se apropien de esta solución innovadora y la pongan en funcionamiento para su beneficio. 

En el marco de este proyecto, realizamos la donación de 2,500 pilones de Vetiver para fortalecer el sistema de tratamiento de aguas residuales en la comunidad de  Santa Catarina Pinula. Además de las plantas y los filtros permeables de concreto, también se compartieron los conocimientos técnicos necesarios para su instalación y puesta en funcionamiento. 

Para construir la Guatemala que todos queremos, debemos apalancar nuestra visión de sostenibilidad en este tipo de iniciativas que empoderan a las comunidades, utilizando los propios recursos de la naturaleza y ofrecen valor agregado más allá del impacto ambiental.