Skip to main content
Todas las publicaciones de

Alfredo Govea

El valor de nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial

Por Reflexiones

PRESERVAR Y DIFUNDIR NUESTRA DIVERSIDAD CULTURAL FRENTE A LA CRECIENTE GLOBALIZACIÓN ES NUESTRO DEBER

“Las personas sin conocimiento de su pasado, su origen y su cultura, son como un árbol sin raíces.”

Marcus Garvey

Guatemala es un país con gran riqueza cultural. Por eso, nuestra historia, costumbres y tradiciones son esenciales para comprender nuestra cultura e identidad. Además, es el legado que dejamos a las siguientes generaciones, porque conforme más descubrimos sobre nuestro pasado, generamos una conexión más fuerte para transmitir valores y experiencias.

Estas expresiones vivas que han sido heredadas de los antepasados para que trasciendan, son tan importantes que se les considera Patrimonio Cultural Inmaterial. De esta forma, se visibiliza y promueve el respeto a los diferentes modos de vida.

Una de nuestras tradiciones más conocidas, cada primero de noviembre, es el Festival de Barriletes Gigantes de Sumpango y Santiago Sacatepéquez, donde se conjuga el arte, la historia, un carrusel de colores, sentimientos y unión familiar expresada en nuestra simbología, a través del vuelo de los barriletes que se les considera el nexo entre nuestro mundo y el más allá, cuyo objetivo es ahuyentar a los malos espíritus.

Esta celebración implica la dedicación de los artesanos con meses de anticipación quienes trabajan en su diseño y preparación hasta el día de la festividad. Lo más resaltante que podemos observar es que se trata de una tradición cuya técnica de desarrollo es una herencia que enorgullece a la comunidad, puesto que se transmite de generación en generación. Es ahí donde la trascendencia logra hacer de esta celebración un patrimonio cultural para nosotros. 

Los que hemos asistido a dicha festividad, vemos que es un trabajo conjunto, de unión y de fuerza de más de 10 personas para levantar estos ‘gigantes de colores’ lo más alto posible, quienes con destreza, juegan con la condición del viento. Toda una expresión cultural que es admirada por los miles de turistas que acuden cada noviembre para disfrutar, conocer y vivir este valioso acontecimiento.

Como otro ejemplo de Patrimonio Cultural Inmaterial es la Ceremonia de la Nan Pa´ch, ritual de veneración del maíz donde se agradece por la buena cosecha. Para ello se elaboran altares, que son adornados con bebida, comida, licores y muñecas con cuerpo de mazorcas de buen tamaño. Todo esto es acompañado de música, plegarias y danza. Así se refuerza la identidad de la comunidad de San Pedro Sacatepéquez, mediante el respeto y conservación de la naturaleza. 

Sin embargo, como sabemos, la globalización trajo consigo muchos beneficios y consecuencias.  En el 2013 fue inscrita para ser salvaguardada, ante la poca cantidad de asistentes. Este hecho preocupa ya que nuestras tradiciones son parte de nuestra identidad y sin estas ¿qué nos representaría en la sociedad?

Las manifestaciones culturales son invaluables y debemos mantenerlas vivas ya que están llenas de valores, arte, cultura y religión. Conscientes de ello, desde Progreso, bajo nuestro pilar de “Ciudadano Responsable”, tenemos el compromiso de velar e impulsar el desarrollo de las comunidades. Porque solo podemos crecer trabajando con y para la población, a través de valores, propósito e identidad.

Por ello cada tradición debemos conocerla, respetarla, vivirla y amarla.

Infraestructura vial: Prioridad de todos

Por Reflexiones

MEJORAMIENTO DE UN PLAN DE INFRAESTRUCTURA VIAL PARA FAVORECER LA COMPETITIVIDAD DE GUATEMALA

¿Cuál es una de las bases fundamentales para que nuestra nación guatemalteca pueda continuar desarrollándose?

El 01 de noviembre se celebrará el Festival de Barriletes Gigantes en Sumpango, tradición considerada como Patrimonio Cultural, donde guatemaltecos y visitantes desde diversas partes de nuestro país y el extranjero viajarán hasta el cementerio. En el día de los muertos, se celebra la visita de las almas difuntas en la tierra, por eso, los barriletes actúan como mensajeros que envían paz y bienestar. Esta costumbre significa un lazo de comunicación entre los seres queridos y el más allá.

La tradición se realiza desde hace generaciones y evidencia todo el amor por nuestra nación, cultura, arte, creatividad, comunidad y familia. Por ese motivo, atrae la atención de muchas personas para vivir esta experiencia única. Ahora, se pueden preguntar ¿Qué relación tiene el festival con la infraestructura vial? Pues ¿Qué impresión vamos a causar si las vías terrestres tienen deficiencias? ¿Cómo van a querer las personas conocer nuestro país si no pueden desplazarse adecuadamente?

Por eso una de las bases fundamentales para el desarrollo de nuestra nación es un adecuado sistema vial. Esta es la vía de comunicación entre nuestras naciones vecinas y nosotros mismos. Día a día, nos transportamos a diversos lugares de nuestro hermoso país de un extremo a otro, por eso, observamos la crítica realidad: las carreteras no se encuentran en óptimas condiciones, por lo que es necesaria una correcta planificación e implementación de proyectos que vengan a solucionar las falencias existentes. 

El último Reporte de Competitividad Global en el 2019, elaborado por el Foro Económico Mundial, señala que Guatemala se encuentra en el puesto 132 de 141 países en “Calidad de la infraestructura vial”, lo cual, si bien es preocupante, también nos muestra una oportunidad hacia el camino de mejoras que debemos seguir. Además de impulsar el turismo de forma terrestre, una red de carreteras y puentes de calidad permiten satisfacer necesidades esenciales como la alimentación, educación, trabajo y salud.  Por ende, la infraestructura vial es sumamente relevante cuando hablamos de desarrollo económico, social y ambiental.

Tengo la convicción de que trabajando en conjunto, entre el sector público, privado y las comunidades, podremos ejecutar proyectos viales con una adecuada inversión y gestión. Desde Progreso, realizamos constantemente actividades y proyectos que responden a las necesidades comunitarias porque nuestro propósito nos impulsa a mejorar su calidad de vida y crecer junto a ellos.

Una prueba de este buen trabajo en equipo es el Proyecto en Cucajol, donde la planificación a cargo de la municipalidad, la gestión de Cementos Progreso y el apoyo de la localidad fueron vitales para inaugurar los 680 metros de pavimento. De igual forma, en abril de este año realizamos la pavimentación de 1415 metros cuadrados en San Juan Sacatepéquez, gracias al esfuerzo, colaboración, tiempo y la mano de obra de la comunidad que hicieron posible este trabajo. 

Ejecutar más proyectos de forma colaborativa y responsable entre las comunidades,  sector público y empresarios permitirá el desarrollo de una infraestructura estratégica en nuestra nación, aquella que nuestros compatriotas necesitan y de la que pueden beneficiarse. Así, juntos de la mano podremos ir construyendo el país donde todos queremos vivir.